lunes, 21 de febrero de 2011

Dos mundos, una misma cabeza


Hoy he ido a cortarme el pelo. Hacía un año de reloj, así de fuerte y así de antihigiénico, que no me lo cortaba. ¡Yo, que siempre he sido una lanzada y que me he quedado tan a gusto haciéndome de todo en la cabeza! Pues si. Ha pasado un año desde la última vez. Y debe ser una cosa de tía muy guarra porque cuando se lo he dicho a la peluquera, se ha quedado como si me acabara de tirar un pedo. En fin.


Ha pasado un año, más que nada, porque la última vez que fui a la pelu, me dejaron como un cristo. Me costó acostumbrarme y subir la moral unos cuantos mesecitos. Y mucha paciencia, de aquí mi compañero, para convencerme de que estaba algo mona. Vale que había quien decía que me quedaba ideaaaal, tiaaaa...pero, vaya, que no he visto a ninguna de mis amigas pedirme el número de mi peluquero...

La historia es que nos corta el pelo un tío de lo más guay. Un chico largo y delgado como un espagueti y con un look gótico que me hace mucha gracia. Y, claro, como soy así de boba y de impresionable, me hice amiguita del gótico mientras me cortaba el pelo. Gran error. Se emocionó, me emocioné y quedamos en que, veeeeeeenga alegría, haz lo que quieras con mi pelo. Obvio, vio el cielo abierto y se puso en plan Eduardo Manostijeras, que en realidad es de lo que va vestido, y me puso la cabeza pacagarse. Sólo quería una melena más o menos discreta, con un flequillo más o menos discreto. ¿Es tanto pedir? La cosa terminó como si fuera una Emo, pero en vieja. Eso sí, nos reímos mucho haciéndonos saluditos japoneses y diciendo chorradas, sobre mi nuevo look a todo esto, a través del espejo. Él lleva el pelo más o menos por la cintura, como dato. Cuando me vi...ay, cuando me vi. Le hubiera estampado. Estando ya en casa porque de la peluquería la verdad es que salí como del Parque de Atracciones, ¡ven al Parque!


Hoy he vuelto, al mismo sitio, con un par de cojones. Dispuesta a coger las riendas de mi vida y no dejarme influenciar por muy bien qué me parezca Tim Burton. Y he tenido suerte, porque Edu no estaba. Hoy me ha tocado una chica, que me ha dicho vaaaarias veces lo quemadas y jodidas que tenía las puntas y lo que no son puntas, que también ha hecho lo que le ha dado la gana y se ha quedado bien a gusto cortando, pero en versión light. Me ha dicho que vuelva dentro de 3 meses, que así no se puede estar, hombre ya. ¿Perdona? ¡Pero si tú lo llevas como Shakira!


Volveré a ir. Y creo que elegiré un lunes, viendo que es el día que el gótico libra y así no juego más a la ruleta rusa. Que con todo, casi prefiero estar como Selma Blair en "Una rubia muy legal" que como Angy en "Física y Química".

6 comentarios:

  1. Cuñaaa muy grande, cada vez lo haces mejor y me rio más.... besitos!!!! Juan

    ResponderEliminar
  2. Quiero documento gráfico! no te escapes! es por reconocerte cuando vaya a verte....ajajajjajaja!
    que risas me echo contigo amiga!que te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Ay, Elolis mia, lo que te quiero yo a ti también...!! Nada, chica, me reconocerás por mi cara de pánfila, no te preocupes. Joe, a ver si congelamos el calendario de una vez y nos vemossssss!!!

    ResponderEliminar
  4. mayo! mayo! mayo! que nos vamos a verte en mayo! anda, si???? venga, si????

    ResponderEliminar
  5. Estoy haciendo meritos!en Mayo me escapo sí o sí, que quiero veros!!!!!

    ResponderEliminar